¿Mamá o amiga?

Tuve mi hija muy joven, por lo que obviamente nuestra diferencia de edad no es grande. Mucha gente dice que parecemos hermanas. Pero el comentario no se limita a esto. Va mucho más allá, por que la complicidad que tenemos no se ve en muchas relaciones madre e hija.

Personalmente tengo una mamá que ha sido muy controladora y fui experta en decirle mentiras estando chiquita. Por esto, me he esmerado en tener una relación muy distinta con mi hija.

Creo que uno de los tips que me han funcionado de maravilla es… y si, es en serio: pensar si lo que está pasando es, o no, el fin del mundo. Perdió el año. Ay yo sé, qué tragedia, cuánta plata no se gastó, en fin… ¿Y qué pasa? ¿Se paró la tierra?

No. ¿Qué pasa si ella necesitaba esta experiencia para madurar, crecer como persona y adquirir responsabilidad? Personalmente yo no perdí un año sino dos; y hoy soy una gran profesional, exitosa en lo que hago.

A veces nuestros hijos van a querer hablar de cosas que no queremos escuchar, que nos escandalizan o que no sabemos cómo tratar. En la era de la tecnología en la que estamos, es mejor adelantarnos a ciertos temas y abrirnos mentalmente a escuchar lo que sea que nos quieren contar y no llevarlos a que busquen espacios con amigos y gente que puede no tener las mejores soluciones, o los consejos más sabios…

¿Y ustedes qué piensan al respecto?

Besos desde una Bogotá lluviosa.jyf

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Margarita dice:

    Muy cierto, yo le digo a mi hija “soy la persona que más desea que superes todos los obstáculos así sea que te regañe a veces,
    eso es lo de menos”, saber el problema, verlo desde otro punto de vista y buscar en equipo la manera de solucionarlo es de gran ayuda para ellos. Los padres debemos apreciar mucho el hecho de que nuestros hijos nos cuenten sus cosas y propiciar espacios para ello.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Margarita, hola! Ante todo gracias por leer y sobre todo, por compartir tu comentario. Sobre lo que dices, rescato especialmente el tema del trabajo en equipo. Como dicen, dos cabezas piensan más que una y lograr que los hijos se abran y nos cuenten qué les pasa, no es sencillo. Espectacular tu punto sobre el agradecimiento a lo que nos cuentan nuestros hijos y el propiciar espacios para ello… ¿Qué clase de espacios te funcionan a ti? ¿De qué edad son tus hijos?
    La mía tiene 17 y veo que a medida que crecen debemos adaptarnos a nuevos espacios, pues el tiempo con nosotras se va limitando, por lo que hay que ser novedosos
    .

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s